Los habitantes del antiguo Perú nos han legado un vasto patrimonio de objetos que se distinguen tanto por su excelencia artística como por la destreza de su confección. Ellos fueron concebidos como símbolos de poder, ofrendas funerarias y elementos propiciatorios en rituales de vida y muerte. Aunque es difícil y a veces imposible desentrañar el complejo sentido de sus símbolos, estas piezas representan la principal ventana al universo de creencias, valores y costumbres de los tiempos anteriores a la conquista española.